Azul Capri

Siempre fui ese azul capri que te esperaba estático, oculto tras la espesa bruma que sobrevolaba nuestras playas; que sobrevolaba playas, que sobrevolaba, sobrevolaba, y volé. Anuncios

Sobrevolaba mi vida con la única idea de aterrizar en mi corazón y librarlo de su jaula. Y vaya si lo hizo. Arrancó mis latidos, liberó mis sueños, despegaron mis alas y alzamos juntas el vuelo.

Amar

Amar es querer ser el pájaro que surque el cielo a tu lado, en paralelo, y no la jaula que te prive de volar.   Tamara Camino.

I’m not your muse

You said it was love I trusted you but I’m tired of being in your shoes. I’ ve got bad news I give up, I apologize, I’m not your muse you’re not my prize. ✍️ Tamara Camino.

Mañanas de domingo

Y allí nos reencontrábamos como cada domingo por la mañana ella y yo. Ella tan valiente cruzaba la frontera de mis labios pretendiendo acariciar gota a gota y con gusto mis papilas. Yo inhalaba su aroma a café antes de beber de un sorbo su estimulante dosis de cafeína. Seguidamente, me vestía de adivina pretendiendo…

Lluvia de meteoritos

Tú eras una partícula en suspensión dispersa en mi atmósfera. Tu amor fue la radiación ultravioleta que rompió mi capa de ozono agrietando mi corazón como a U2 si se fuera Bono. La lluvia de meteoritos que antes provocaba destellos y un inusitado brillo en mis ojos ahora desintegraba mis sueños mientras observaba esas caídas…

Estrellas.

Me recuerdo sonriendo, mi dedo índice viajando por el aire señalando al cielo, mis ojos viajando más allá de lo que eran capaces de percibir y tu mano abrazando a la mía. “Cuando estamos juntas, como esta noche, brillan las estrellas” . Pensabas que era una tontería, lo sé. Hasta que una noche las estrellas…

Respiración.

Aprendió a tomarse la vida con calma se sentó frente al mar, sonrió y respiró. De este modo sus pulmones con la inestimable ayuda de la tráquea por fin fueron capaces de inhalar sueños vestidos de oxígeno y exhalar, arrojando al vacío, sus miedos camuflados en dióxido.   TAMARA CAMINO.

Mantras

  Me separé del ruido, me aparté de mi ciudad y bañé en sal todas y cada una de mis ardientes heridas. Renové mis ganas sonriéndole a la vida repetí mi mantra acariciando las 108 cuentas de mi colorido mala una y otra vez: solo yo puedo salvarme.   TAMARA CAMINO.

Te desvaneces

Te desvaneces. Dejas de volar para al fin establecerte en otro nido, susurras otro nombre, barajas astutamente tus cartas mientras sonríes sobre otros labios. Te perdí y no solo la pista, gané, entremedias, una bonita cicatriz. Me miro a mi misma acaricio pausadamente mi boca te evoca sin remedio mi mente, golpea con fuerza mi…

Aunque fuera por última vez

Sabías que el oxígeno era mi elemento favorito y, aún así, dejamos en tablas eso de vernos periódicamente. Sin oxígeno las luciérnagas ya no hallaron la forma de colmar de luz el camino hacia tu sonrisa. Yo solo alcancé a cerrar los ojos suplicando a Kafka una metamorfosis que me llevara ,de nuevo, a sobrevolar…

Entrevista en ILeón

Os dejo por aquí la entrevista que me han hecho para ILeón. No falta una mención especial a Jose Yebra, Laura Fjäder y la Jam de poesía de Gijón  Tampoco para personas tan importantes para mí a la hora de escribir y motivarme como mi familia. Muchas gracias a Manuel Cuenya por la entrevista y…