Sobrevolaba mi vida con la única idea de aterrizar en mi corazón y librarlo de su jaula. Y vaya si lo hizo. Arrancó mis latidos, liberó mis sueños, despegaron mis alas y alzamos juntas el vuelo.