Mantras

  Me separé del ruido, me aparté de mi ciudad y bañé en sal todas y cada una de mis ardientes heridas. Renové mis ganas sonriéndole a la vida repetí mi mantra acariciando las 108 cuentas de mi colorido mala una y otra vez: solo yo puedo salvarme.   TAMARA CAMINO.