Entre plato y plato

“Comenzamos siendo un entrante, eso a lo que llaman amiga con derecho a amante. Después de un tiempo, comenzaste a parecerme interesante, tus ojos azules detenían el mundo al instante, que si estabas enfurecida tú siempre me hacías de calmante. Fue entonces cuando, entre juego y juego, decidimos apostar por ser primer plato, vernos más que un rato, querernos como los patos: patolavida. Yo no sabía que las promesas vacías son las que se acojonan y emprenden la huída, yo no sabía de la profecía de nuestro Imperio y su más que cantada caída. Fue una caída progresiva verso a verso, ya no me regalabas el universo, ya no me escuchabas mientras converso, era tu polo adverso y no opuesto. Y ocurrió el siniestro. Segundo plato, no me lo había planteado ni por un rato, esa mujer era una araña con ojos de gato, ella fue tilde y yo acabé siendo un hiato”.

Tamara Camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s