El paraíso existe

No recuerdo mi nombre, ni dónde vivo, ni siquiera sé quien soy pero aún sé todo de ti. Yo paseaba por esa calle llamada añoranza cuando logré vislumbrar esa sonrisa que engancha, esa sonrisa que daba por finalizada mi búsqueda del ideal de belleza pues caí rendida a tus pies. Caminaba con nostalgia, con temor a lo nuevo con temor a esa palabra prohibida que pronto desvelaré. Me senté contigo en un banco y tu hombro se ofreció como almohada para reposar mis temores. “Esto es el paraíso” – pensé, nunca un gesto tan pequeño me había hecho sentir también como cuando tu mano se entrelazó con la mía fue la confirmación de que existe, el paraíso existe.

Tamara Camino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s